Mapa de la crisis existencial

De joven te enseñaron que lo más práctico es cursar unos estudios que tuvieran salida profesional, nada de estudiar “solo” lo que te gusta.

Una vez finalizado, te encuentras con un mercado laboral que no es tan esperanzador como te habían vendido, si lo que he decidido estudiar tenía salidas profesionales?

Cediendo ante este desolador panorama laboral, aceptas cualquier trabajo, con la esperanza que algún día encontraras un puesto en una gran empresa y como no, con un contrato fijo.

En el mejor de los casos, unos años después, llega el anhelado contrato “para toda la vida”, motivo incluso de celebración familiar.

Una vez solucionado el ámbito laboral, toca preocuparse por el ámbito familiar, y dependiendo de la edad, tras soportar las típicas presiones familiares, “se te va a pasar el arroz”, decides plantearte formar una familia.

Desde los más clásicos, pasando por la vicaría bajo el beneplácito del todo poderoso,  por los que van al juzgado o los más transgresores, sin ninguna atadura legal, decidimos unir nuestras vidas a nuestra media naranja.

En el mejor de los casos, tras unos años donde nos hemos hecho muy felices el uno al otro, llega la hora de dar sentido al término familia, y os ponéis a buscar descendencia, a la espera de escribir un libro y plantar un árbol, para dejar huella en este mundo.

Y digo en el mejor de los casos, porque hay parejas que tras atravesar más de una crisis, deciden traer a este mundo un hijo, con la carga de que sea el encargado de solucionar sus problemas y traer la felicidad a la pareja.

Tras el estrés causado por los primeros años de vida del retoño, los más osados deciden que quizás lo que les falta para conseguir la felicidad, es otro hijo, y si puede ser la parejita mejor que mejor.

Después de seguir de pe a pa lo que, según tu familia, con la mejor de las intenciones, basados en la ignorancia por falta de información y según el sistema, basado en intereses propios, nos han dicho que era el camino del éxito y la felicidad, resulta que no acabas de encontrar sentido a la vida, y te preguntas..

https://pixabay.com/photo-1150109/

Y ahora, ¿que hago con mi vida?

Dependiendo de la precocidad con la que hayamos ido transcurriendo por los diferentes fases del juego de la vida, nos encontraremos al final del mismo, y tras comprobar que el tesoro de la felicidad no llega, entramos en las temidas crisis de los 30 o de los 40.

En este punto, dependiendo del nivel de sufrimiento experimentado, o bien intentamos buscar la felicidad en lo externo, esperando que otros nos hagan felices o consiguiendo cosas, casa, coche, una gran tele, como el sistema ultracapitalista que vivimos nos ha dicho.

O bien, si tu nivel de sufrimiento ha llegado a niveles insostenibles, empiezas a buscar, ya sea a través de libros de autoayuda, psicólogos o coaches, un guía que te enseñe el camino para encontrar donde verdaderamente está la felicidad.

https://pixabay.com/photo-513525/

¿Como superar una crisis existencial?

Si te encuentras entre estos últimos, y estás intentando encontrar cual es el sentido de la vida y te invaden dudas existenciales, seguramente te encontrarás bastante perdido sin saber por donde empezar a buscar.

Por experiencia propia, ya que hace unos años yo me encontraba en esa situación y tenia la duda de que hago con mi vida?. Deciros que  lo más importante en esta vida es ser feliz.

Y para llegar a esta enorme meta, los 2 pilares fundamentales son el desarrollo personal, basado en el autoconocimiento y la comprensión de las leyes que rigen el universo,  y la reinvención profesional, basada en el descubrimiento de nuestra verdadera pasión.

Como todos somos únicos e irrepetibles, cada uno de nosotros tendrá que buscar y utilizar las herramientas que más le convengan.

Si eres un motivad@, y estás en ese proceso de búsqueda, este es tu sitio para  buscar y compartir, las experiencias y vivencias, de este increíble y maravilloso proceso.

https://pixabay.com/photo-593313/