Y que hacer cuando has identificado en que etapa del desarrollo personal? Pues dependerá de cual haya sido el resultado de esa identificación.

Casi todos vivimos en Mátrix

La primera de las fases, la Inocencia, es inevitable y obligatoria, ya que todos nacemos como una semilla esperando ser regada y así de esta manera conseguir brotar todo nuestro potencial interior.

En la segunda fase, Vivir en Mátrix, el objetivo principal y prácticamente vital, sería cambiar el foco, pasar de buscar, culpar y responsabilizar a lo externo, para pasar a mirar hacia adentro de uno mismo, el único lugar que puedes cambiar.

Nada ni nadie en el mundo, tiene la potestad de hacerte feliz ni hacerte sufrir, aunque para muchos sea una afirmación atrevida, no por eso es menos cierta.

Lo único que causa sufrimiento o felicidad, es la manera de interpretar las cosas que nos van sucediendo.

Como ya decía C.G.Jung,

Lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma Clic para tuitear

Y que has de aceptar, pues que todo es perfecto como es y que las cosas que nos pasan, tienen un porque. Esta afirmación tan metafísica, nos pone de manifiesto, entre otros conceptos, la ley de causalidad.

En ella, se desarrolla la teoría de que todo lo que nos pasa tiene un porque, y en relación con el cambio de foco, mencionado anteriormente, nuestro destino o las cosas que nos pasan, son a causa de las decisiones y acciones que hemos ido eligiendo a lo largo de nuestra vida.

Una vez que hemos aceptado que la vida que llevamos, y las personas y circunstancias que se nos presentan en ella, son consecuencia de todas y cada una de las decisiones, aunque puedan parecer pequeñas, que hemos ido tomando a lo largo de nuestra vida.

En el momento que descubres que vives en Mátrix, y no solo eso, que ese Mátix es necesario para que las personas se saturen de sufrimiento y de esa manera, tengan el anhelo de cambiar para encontrar la felicidad, entras en la tercera fase Despertar.

Para poder vivir en Mátrix, sabiendo que vives en él y no morir en el intento, os dejaré 5 tips que os darán más energáa y lo que es más importante, evitará que la pierdas.

Consejos para sobrevivir en Mátrix

Photo by Marc Schäfer on Unsplash

1. Deja de ver la tele.

Con más de 50 canales de TDT, más todos los canales de las diferentes plataformas telefónicas, el abanico de opciones para pasar la tarde delante de la caja tonta, es prácticamente inacabable.

Si no te ves con fuerza de dejarlo todo, empieza como mínimo con la noticias. Las diferentes productoras y canales, financiadas por los lobbies de poder y multinacionales, van a facilitarnos una visión subjectiva de lo que pasa, si no creéis la teoría de la conspiración como mínimo tampoco les creáis a ellos.

2. Lee.

Según el barómetro de lectura, en España, más del 40% de los ciudadanos no lee nada por ocio. Y los otros 60%, el requisito para ser considerados lectores, es leer un libro mínimo al año.

Mi recomendación sería leer, como mínimo 1 libro al mes, lo idóneo sería uno por semana, pero como dicen, todo gran camino empieza con un pequeño paso. Leer sirve, para expandir tus límites, y para cuestionarte tus creencias y puntos de vista.

3. Haz ejercicio.

Tu cuerpo, necesita energía, otorgada por parte de la comida que ingerimos. No hay que olvidar que somos lo que comemos.

Una vez ingerida esta energía, interesa llevar un mantenimiento al receptáculo de toda esa energía, nuestro cuerpo.

Hacer ejercicio, libera dopaminas en nuestro cuerpo, la denominada hormona de la felicidad. Mens sana in corpore sano.

El ejercicio no se ha de hacer por mejorar el aspecto físico, eso vendrá como consecuencia de la mejora de la salud.

Por cierto, para los perezosos, cualquier actividad donde sudas y jadeas vale como ejercicio.

4. Deja de quejarte.

Siento fastidiar el día a más de un amargado, pero quejarse no sirve de nada.

La gente se queja por que su vida, la gente que les rodea o ellos mismos no son como ellos mismos creen que deben ser.

Lo externo, no podemos modificarlo, y nuestro interior, en el momento que aceptes, que eres perfecto tal y como eres, y que hay que pasar a la acción y dejar de pensar tanto, si nadie ni nada puede hacerte feliz, a que viene tanta queja.

5. Agradece

todo lo bueno que tienes, que es mucho. Agua caliento, una cama mullidita, comida cada día, el abrazo de tu hijo, el beso de tu pareja,… y así, innumerables oportunidades de agradecimiento.

No es cuestión de ser pedante, pero si hubieras nacido en una tribu africana, tendrías todos los “lujos” que tenemos en el primer mundo?

Aprende a apreciar lo que tienes, antes de que la vida te enseñe a echarlo de menos. Clic para tuitear

En la etapa de la Sabiduría, como aún no la he vivido, no se que es lo que podemos hacer en ese momento.

La próxima semana continuaremos con este apasionante viaje al autoconocimiento.