Si has dado el valiente paso de reconocer que no eres feliz, o más concretamente, que llevas una vida donde los momentos de felicidad brillan por su ausencia, te interesará lo que viene a continuación.

Tras este primer paso, os preguntaréis cual es la fórmula mágica para encontrar la felicidad.

Disfruta del camino, no del destino

Photo by Paula May on Unsplash

Pues bien, como expuse en el artículo Nada ni nadie te hace feliz, la felicidad no es un destino, sino una manera de recorrer el camino de la vida. 

De la misma manera, que alguien cuando tienen pensado hacer el camino de Santiago, se ha de preparar, física, técnica e incluso espiritualmente, para recorrer tu camino más importante, también es imprescindible.

Antes de comenzar con la exposición, de los preparativos para crear las condiciones idóneas para llevar acabo este largo recorrido, recordaros que los únicos responsables para lograrlo somos cada uno de nosotros.

No me cansaré de decirlo hasta que quede grabado a fuego en la mente de cada uno de nosotros, NADA NI NADIE PUEDE HACERTE FELIZ.

Los 4 planos del ser humano

Photo by Pierre BEST on Unsplash

Para fomentar las condiciones necesarias, para hacer de tu vida el ecosistema perfecto, para que la felicidad aparezca mucho más a menudo, hay que tener en cuenta los diferentes planos que conforman nuestro ser. Me refiero al plano físico, mental, emocional y espiritual.

Cada uno de ellos, podríamos decir, es una de las ruedas del coche que va a llevarte por el camino de tu vida.

Todos son igual de importantes, y para hacer que el camino transcurra con la mínima desviación posible, es necesario que todos estén bien alineados y que todos tengan la misma presión.

Si una de ellas flojea, hará que todo el conjunto se desvíe y una mínima variación del rumbo en un camino tan largo, como el que os deseo a todos, al final de él, equivaldrá a una desviación de cientos de kilómetros.

En próximas publicaciones, haremos hincapié, en cada uno de los 4 planos, pero para que os hagáis una ligera idea de a lo que me refiero, aquí os dejo un pequeño esquema.

  • Físico: Vitalidad (Alimentación, Descanso)
  • Mental: Centrarse y Planificar.
  • Emocional: Gestionar tus emociones para evitar reaccionar.
  • Espiritual: Coherencia entre lo que piensas, dices y haces.

Recuerda, si no te haces responsable de tu vida, y te pones al volante de ella, acabarás viviendo la vida pilotada por otros.