Como comenté en mi primera publicación, las reglas del mercado laboral han cambiado.

Pero antes de lanzarnos de lleno a explicar las características del nuevo panorama que se nos avecina, debéis conocer un par de conceptos imprescindibles en este nuevo paradigma.

La coherencia será tu brújula

Photo by Aaron Burden on Unsplash

El primero, la coherencia o que que estén alineados tus principios con tus acciones. 

Si trabajas en algo que no va en concordancia con tus valores personales, estas encaminado a la infelicidad y por consiguiente al fracaso laboral.

Imagina que eres una persona muy concienciada con intentar salvar el planeta, bueno dicho mas correctamente salvar a la humanidad, porque el planeta en el momento que desaparezcamos se salvará solito, una muestra más del nivel de egocentrismo de la raza humana, pero de esto ya hablaremos que me lío y se me suelta la lengua.

Pues imagina a este ecologista trabajando para una empresa relacionada con el petróleo, ya sea en una empresa automovilística o en una gasolinera, es indiferente el nivel. El choque de trenes entre lo que haces y lo que crees solo puede acabar en desastre.

La pasión será tu motor

Photo by Tim Mossholder on Unsplash

El siguiente punto, bastante relacionado con este, es que es necesario que tu trabajo te apasione.

A ver si os suena esto, estudia una carrera con salida, encuentra un trabajo fijo y después en tu tiempo libre haz lo que te gusta.

Pues esta película, por mucho que nuestros padres nos lo hayan inculcado como dogma de fe, hoy en día es una creencia totalmente obsoleta.

Un trabajo fijo, en serio! Hoy en día no existe tal cosa, sino que le pregunten a todos esos trabajadores de enormes multinacionales que se han quedado sin trabajo cuando la empresa ha trasladado la fabrica a un país en pleno desarrollo industrial.

Un estudio con salida, gracias a esta idea debemos tener el sector de hostelería más titulado del mundo.

Y en tu tiempo libre haz lo que te gusta, porque si te dedicas profesionalmente a lo que te apasiona, donde esta el sacrificio para conseguir la recompensa, otra gran falacia del antigua paradigma muy influenciada en parte por la idea religiosa de sufrir en este mundo para llegar al paraíso.

Hay una dicho de Confucio que dice lo siguiente: “trabaja en lo que te gusta y no volverás a trabajar un solo día el resto de tu vida”, ahí lo dejo.

Se que esto, ahora mismo ataca directamente muchas de tus creencias, y lo primera que te vendrán a la cabeza son inconvenientes al respecto, pero ya te digo yo que únicamente son excusas de tu ego.

Como dice un proverbio árabe, “el que quiere hacer algo encuentra un medio, el que no quiere hacer nada una excusa”

La coherencia es la brújula que te indica el camino que has de seguir, y la pasión por lo que haces, es el motor que da energía para no desfallecer. Clic para tuitear

Para poder ver todo esto con otra mirada, es necesario un desarrollo personal profundo, y sobre esto hablaremos más adelante.