Después de explicar las causas por la que nuestros hijos tienen malos comportamientos y exponer la influencia que tienen sobre ellos nuestras prioridades de vida como padres y madres, vamos a entrar en el meollo de la cuestión, y os enumeraré distintas técnicas o herramientas que nos ayudarán a acompañar y motivar a nuestros hijos.

Refrescando la memoria

Para todos los que no hayan leído los artículos anteriores, punto negativo para vosotros, os recordaré los motivos que hacen que los niños tengan una mala actitud y lo que buscan los padres y madres para sentirse seguros.

Objetivos erróneos de l@s hij@s

  1. Búsqueda de atención
  2. Búsqueda de poder
  3. Búsqueda de venganza
  4. Demostración de incapacidad

Prioridades de vida de padres y madres

  1. Comodidad
  2. Control
  3. Ser complaciente
  4. Superioridad

Métodos comunes para todos los objetivos erróneos

Hay técnicas y herramientas, que los padres y madres, podemos utilizar para ayudar a motivar a nuestr@s hij@s, sea cual sea la creencia y los objetivos equivocados que tenga,

4 pasos para obtener colaboración

Este método ayudará a la comprensión entre las 2 partes.

  1. Expresar comprensión por los sentimientos de nuestr@ hij@: “Entiendo que te sientas de esta manera” ya sea enfadado, frustrado , triste,…
  2. Mostrar empatía con ellos, explicando por ejemplo alguna situación similar vivida por nosotros en nuestra infancia.
  3. Compartir nuestros verdaderos sentimientos y percepciones reales, si los dos primeros pasos los hemos hecho de manera sincera y cordial, estará receptivo.
  4. Invitarlo a centrarse en una solución, consultándoles a ellos si tienen alguna idea al respecto, favoreciendo su participación en la toma de decisiones.

Pausa positiva

A veces la situación puede estar tan tensa por cualquiera de las partes o incluso por ambas, que lo mejor es dejar un tiempo para que la situación se calme y entonces si intentar abordar los 4 pasos colaborativos.

Por parte de los adultos, han de informarles a los pequeños que se retiran momentáneamente para calmarse y posteriormente abordarán el conflicto.

A nuestr@as hij@s, debemos hacer un trabajo previo, cabe decir que de cara a ayudarlos, el prevenir y prepararlos antes de que se produzca el conflicto es imprescindible. Poner en común que si se encuentra superados, les ayudaría retirarse a un lugar apartado del conflicto para calmarse.

Ese retiro no ha de ser ni parecer un castigo, porque sino no surge efecto. Para llegar a calmarse, si es necesario que se entretenga con algo o incluso jugar, dará más resultado que si el hijo percibe que es un castigo por el mal comportamiento.

Reuniones familiares

En relación al trabajo de prevención antes de encontrarnos en el ojo del huracán del conflicto, donde interviene nuestro cerebro reptiliano y el raciocinio se ve limitado, las reuniones familiares son una herramienta fantástica.

En ellas, todos los miembros de la familia, tienen la misma importancia y peso específico, así que además de aumentar la planificación de objetivos y modus operandi a la hora de afrontar los problemas, se favorece la percepción de igual respeto entre las 2 partes.

En estas reuniones familiares, se ponen en común los problemas que puedan tener cada uno de los miembros y entre todos se ha de tratar de llegar a un una solución o método para solucionarlo, de manera consensuada.

También es conveniente que estas reuniones, para evitar que solo se hablen de aspectos negativos, se adquiera la costumbre de que en cada una de ellas, cada miembro de la familia diga algo positivo que hayan observado en cada uno de los otros, incentivando esa manera, el cambio de foco en los aspectos positivos en lugar de en los negativos, no en vano estos últimos, si lo pensáis son muy inferiores a los primeros.

Esto solo es el primer paso

Evidentemente, la disciplina positiva, dispone de más herramientas o métodos que nos ayudarán a gestionar la relación con nuestr@s hij@s, pero para evitar la saturación de información y la sensación de superación, os he expuesto las que considero más impactantes y sencillas de empezar a llevar a cabo.

Asimismo, herramientas como pueden ser las reuniones familiares, pueden desarrollarse mucho más, con planificación de tareas o de momentos de diversión, pero por el mismo motivo de antes empezaremos a caminar, antes de empezar a correr

Todo gran viaje, por muy largo que sea, empieza por un primer paso Clic para tuitear

Métodos específicos para cada objetivo erróneo

Photo by Jason Rosewell on Unsplash

Búsqueda de atención

  • Reorientarlo hacia conductas útiles, asignarle algún tipo de tarea que le haga sentir importante.
  • Hacer algo inesperado, como puede ser darle un fuerte abrazo.
  • Recordarle los momentos de diversión fijados, previamente y transmitirle que a pesar de su comportamiento, habrá que esperar a ese momento para prestarle toda la atención.
  • Evitar darle un trato especial.
  • Ignorar su conducta mientras pone cariñósamente una mano en su hombro.

Búsqueda de poder

  • Tras la pausa positiva, admitir que no puede obligarle a que haga nada e intentar encontrar una solución conjuntamente.
  • Decidir que vamos a hacer nosotros, no en que vamos a intentar que haga. Siempre con amabilidad y firmeza, evitando dar sermones.
  • Ofrecer opciones limitadas, “puedes hacer esto o esto otro”.

Búsqueda de venganza

  • Evitar tomar represalias y así no entrar en un bucle de venganza entre los 2.
  • Usar la honestidad, expresando como nos sentimos nosotros.
  • Demostrar que lo queremos y motivarlo.
  • Utilizar preguntas de curiosidad, así evitando dar nuestro punto de vista y comprender mejor su punto de vista.

Demostración de incapacidad

  • Invertir tiempo en enseñar competencias invirtiendo el tiempo necesario
  • Colaborar con ell@s, dando un primer paso que puedan repetir.
  • Descubrir alguna capacidad y brindarle oportunidades para demostrarla.
  • Eliminar cualquier expectativa de perfección.
  • Reconocer cualquier intento positivo, por primero que sea.

Esto es solo la teoría, ahora…

Ahora toca que empecemos a ponerlo en práctica, y digo empecemos porque yo soy el primero en entonar el mea culpa, y admitir que a pesar de conocer la teoría, a la hora de llevarlo a cabo me cuesta una barbaridad.

Cuando mi mujer lea este artículo, estoy seguro que dirá, manda narices que sabiendo lo que sabe no sea capaz de llevarlo a cabo, pero sabéis que? El primer paso para solucionar un problema, es tener  humildad para admitirlo y el coraje para empezar a solucionarlo.

Os apuntáis conmigo a este fantástico viaje?