Vivimos en una Sociedad donde el victimismo es el plan de ruta de la mayoría de nosotros.

Victimismo como plan de vida

Photo by Francisco Gonzalez on Unsplash

Vivimos anestesiados, y no me refiero que ante tantas cosas que nos hacen creer que son importantes, salgamos a la calle a quejarnos y protestar, porque la queja solo sirve para sufrir, en serio nadie ha conseguido nada quejándose, bueno los niños con sus padres si, y ahí es donde empieza este Mátrix en el que vivimos.

Somos una sociedad victimista, donde los poderes fácticos, nos tienen entretenidos con todo tipos de narcóticos, tanto legales como ilegales, algunos tan arraigados a nuestra manera de vivir, como puede ser el fútbol, y nos tienen ocupados con pseudoproblemas que nos hacen creer que son importantes para nuestras vidas.

Cientos de miles de personas indignadas por unos políticos en la cárcel, otras tantas indignadas porque un grupo de ciudadanos creen tener la necesidad de separarse del resto, personas que creen que su vida será mejor y más justa si hubiera un rey o un presidente de República, y así todas las cortina de humo que os podáis imaginar, para alejarnos de lo que realmente si nos hará tener una vida más plena.

Deja de seguir el camino trillado

Photo by Evandro Saroka on Unsplash

Lo realmente importante en tu vida eres tú y lo que haces con ella, si salir a quejarte a la calle e indignarte por todo te hace más feliz, adelante, quien soy yo para quitarte esa felicidad, pero si, como intuyo, eso no te ayuda sino que, al contrario, te hace estar de peor humor y más infeliz, prueba a cambiar el foco hacia el que apuntar, si quieres obtener resultados diferentes, haz cosas diferentes.

Entiendo que es mucho más cómodo, hacer responsable a los demás de nuestra mierda de vida, pero siento ser yo el que te diga que el único responsable de todo lo que pasa en tu vida, eres tú, y mientras esperes que el Gobierno, los políticos, los bancos y los empresarios, te saquen las castañas del fuego, vas a seguir siendo como ese niño que se da un golpe con una mesa y su madre, que vendría a ser tu ego, para aliviarte te hace ver que tu nos has sido responsable de tu dolor, sino que ha sido la mesa.

No permitamos que nadie ni nada, sea la excusa para justificar el rumbo que ha tomado nuestra vida. En lugar de salir a quejarte de los políticos de turno, empieza a asumir tu responsabilidad y haz algo por cambiar el rumbo de tu vida.

Decálogo del buen victimista

Photo by STIL on Unsplash

Si quieres saber si cumples los requisitos, aquí os dejo un decálogo del buen victimista:

1. Los profesores me tienen manía.

2. Hay que estudiar algo con salida profesional.

3. Hay que encontrar un contrato fijo, que nos garantice “estabilidad”.

4. El Gobierno es el responsable de crear puestos de Trabajo.

5. Así como de garantizarnos una jubilación.

6. Los políticos, banqueros y empresarios son los responsables de la crisis económica que hemos tenido que sufrir.

7. Salir a la calle a protestar, por lo que sea.

8. Tengo mala suerte en el amor, no encuentro mi media naranja.

9. Los astros se han alineado en mi contra.

10. Si tuviera ________ (pon lo que quieras), todo sería mucho más fácil.

Si os habéis sentido identificado con una, o más de una de las premisas anteriores, felicidades, porque a pesar de formar parte del Club de los Victimistas, tienes al alcance de tu mano salir de él.