Después de confesaros mi primera experiencia transcendental, tras descubrir al sensei Borja Vilaseca, me dispongo a daros cuenta de la segunda de las revelaciones que he descubierto.

Eneagrama como guía de personalidad

Ya que, con mi primer orgasmo emocional, empecé a notar los beneficios de aceptar que los demás no me dan ni me quitan la felicidad, decidí zambullirme un poco en el mundo del eneagrama.

El eneagrama es un mapa en el que se representan los 9 tipos de personalidad que tienen las personas. Evidentemente, no significa que todas las personas con el mismo eneatipo sean iguales, pero si que comparten los pilares básicos del mismo.

También cabe decir, que todos tenemos ciertos rasgos de todos los eneatipos, así que para aquellos escépticos que les suene a horóscopo, no es tan sencillo como lo explico, si queréis profundizar más en el tema el propio Borja Vilaseca, tiene un libro sobre el tema Encantado de Conocerme.

Profundizando en el eneagrama, finalmente conseguí identificar cual era mi eneatipo y por lo tanto cual era mi heridita.

Soy un eneatipo 1, el perfeccionista. Somos aquellas personas que ni ellos ni el resto del mundo, nunca son lo suficientemente perfectos, o para ser más concretos, no cumplen las expectativas creadas por el ego.

Os pondré un ejemplo bastante esclarecedor. En casa, el encargado de hacer la colada soy yo, por lo que después de mucho tiempo, he encontrado un sistema mediante el cual, la ropa queda lo suficientemente separada para que se seque mejor, se aprovecha más el espacio para tender y luego la recogida de la ropa se hace más rápida.

A veces, por el motivo que sea, mi mujer ha de tender la ropa y ella, como no es un 1, no necesita tender la ropa de la manera perfecta, (ya os adelanto que no existe la manera perfecta).

Pues cuando ha tendido, y veo la manera en que lo ha hecho, en lugar de agradecerle el favor de haberse hecho cargo de una de mis tareas del hogar, mi ego interior no puede evitar apuntillar de que manera lo podría haber hecho mejor.

Si, mi mujer y la mayoría de parejas de los eneatipos 1 se tienen ganado el cielo.

Empiezo a conocerme

https://pixabay.com/photo-807346/

Una vez identificado cual era mi eneatipo, el siguiente paso era asumirlo e intentar contrarrestarlo, es decir aceptar que la perfección no existe, o más bien que somos perfectamente imperfectos.

Significa conocer tu eneatipo que ya vas a dejar de perturbarte y vas a vivir en un estado zen permanente, ni mucho menos.

El desarrollo personal es un aprendizaje constante, y continuo teniendo ataques de ira, cuando las cosas no son como han de ser, pero esos momentos además de que duran mucho menos, sirven para aprender de uno mismo, ya que conociéndote, tienes la capacidad de analizar porque has reaccionado de esa manera.

Imagino que hay muchas maneras de profundizar en el autoconocimiento, pero yo os explico la que me ha funcionado a mi.

La semana que viene continuaremos con el final de esta bacanal espiritual.

 

Foto de johnhain