Que el futuro está en manos de los niños, es una creencia compartida por la mayoría de nosotros, el problema es que no por el motivo que casi todos creemos.

El futuro no es suyo porque vayan a ser los futuros adultos, sino porque los adultos tendríamos que aprender de ellos, la manera que tienen de vivir la vida, intentando recordar nuestra etapa infantil.

APRENDE A VIVIR EL MOMENTO

Vive el momento como los niños
https://pixabay.com/images/id-1241817/

Los adultos nos pasamos el día dandole vueltas al coco, arrepentidos o angustiados por cosas que ya han sucedido y que no podemos cambiar, o preocupados por cosas que aún no han sucedido y probablemente no lleguen a suceder.

Mientras tanto, la vida sigue pasando ante nosotros y la mayoría de ni nos damos cuenta.

Vivimos como si nunca fueramos a morir, y morimos como si nunca hubiesemos vivido. Dalai Lama Clic para tuitear

En cambio los niños, tienen la maravillosa capacidad de estar solo en el presente y vivir el momento al máximo.

Pueden estar jugando con la mayor intensidad posible y al momento, dejar ese juego y comenzar con otro, con la misma intensidad y dejando el anterior en el más absoluto obstracismo.

Un consejo de cara a la educación de nuestros hijos, para prolongar el mayor tiempo posible esta fantástic habilidad, alejemoslos de los dispositivos electrónicos, ya sea tele, mobil o tablet.

Con ellos empiezan a evadirse de la vida real, abstrayendose inmersos en los colores y sonidos que de ellas salen.

APRENDE A OLVIDAR EL RENCOR

Deshazte del rencor
https://pixabay.com/images/id-708711/

La sociedad vive en estos tiempos, totalmente dualizada, haciendo que si no eres de un bando, por lo tanto eres del otro.

De izquierdas o de derechas, feminista o machista, independentista o facha, y así un sinfiín de etiquetas, que el sistema y la sociedad se ha encargado de crear para dividirnos.

La única dualidad real que existe, es saber que energía te hace mover en la vida, el amor o el miedo.

El sistema con las creencias limitantes que nos han inculcado a nosotros, a nuestros padres y a los padres de nuestros padres, nos hacen creer que la abundancia es limitado y no para todos.

De esta manera nos tienen enfrentados y vivimos con rencor hacia los que no son de nuestro bando.

Gracias a los medios de desinformación, siguen metiendonos en vena el miedo al diferente o al que no es como tú.

Los niños en cambio no entienden de diferentes, que no significa que todos sean iguales, sino que en lo que ellos se fijan, es en el contenido no el continente.

Y evidentemente que viven situaciones de conflicto con ellos, pero como viven en el ahora, luego no tienen el rencor que nos hace juzgar.

Solo tienes que ver lo que tardan en volver a jugar 2 niños que se acaban de pegar.

EN LUGAR DE ENSEÑAR, APRENDAMOS

Aprendamos de los niños
https://pixabay.com/images/id-520272/

Así que resumiendo, esta bien que enseñemos a nuestros hijos valores básicos e imprescindibles, como la educación y el respeto, hacia el mismo y hacia los demás.

Pero dejemos de creer que han continuar con nuestras creencias limitantes, y demosles las herramientas suficientes para ser autocríticos y descubran por ellos mismos quien son realmente.

Yo nunca moriría por mis creencias, ya que podría estar equivocado. Bertrand Russell Clic para tuitear