El propósito te indica el camino

Photo by Nick Fewings on Unsplash

Como os dije en el artículo donde os explicaba como se inició mi proceso de desarrollo personal, hace 3 años y medio que mi perspectiva respecto a la vida cambió.

A partir de ese momento fui consciente del poder de nuestra mente, y lo que llega a influir en nuestra vida, la actitud con la que la afrontamos.

Posteriormente, tras despertar del Mátrix que crea nuestra mente, victimizandonos y buscando culpables constantemente, también me tomé la pastilla roja del Mátrix creado por el sistema.

En el que nos han vendido la película de que , el camino de la felicidad es cursar unos estudios con salidas profesionales y encontrar un trabajo fijo, por supuesto sin tener en cuenta nuestras pasiones y motivaciones.

Todo esto a través de la catalización que supuso el descubrimiento del mensaje de Borja Vilaseca, como diría Piqué, contigo empezó todo!

PROPÓSITO VITAL

Photo by Jude Beck on Unsplash

Pues bien, a día a de hoy puedo asegurar que he encontrado cual es el camino que quiero seguir.

Antes, debido a la motivación de ver las cosas tan claras y ser conscientes de la realidad, tenía la intención de cambiar el mundo y ser el instrumento que hiciera abrir las mentes de los demás.

Hoy en día puedo afirmar, que quien hablaba en ese momento era mi ego, vestido de espiritual.

Para cambiar el mundo, no debemos pregonar nuestro mensaje a los 4 vientos, que si lo hacemos es posible que a algunos les interese nuestro mensaje, pero la gran mayoría nos mirará con arrogancia, ya que les estamos intentando hacer salir de su zona de confort, ni el mismo Jesús de Natzaret lo consiguió a que aspiramos nosotros.

Lo único que está en nuestras manos para mejor el mundo donde vivimos, es cambiar nosotros y predicar con el ejemplo, y en caso de ser padres o madres, como es mi caso, educar a nuestros hijos bajo el paraguas de nuestros valores y nuestro amor.

Y a raiz de esto último, he encontrado mi propósito en esta etapa de mi vida. Y que no es otro, que poner todos mis sentidos en el proceso educativo de mi hijo y de mi hija.

Aprovechando esto, para compartir con todos aquellos que puedan estar interesados, en mi experiencia propia y los resultados que vaya obteniendo.

Una educación basada en acompañarles en el proceso de descubrimiento, vivencia y gestión de sus emociones.

Siempre desde el cariño y el respeto, y teniendo en cuenta que hemos de dejar de analizar la vida de nuestros hijos desde nuestra perspectiva de adultos.

Dejemos de esperar que nos entiendan nuestr@s hij@s cuando crezcan y empecemos a entenderlos nosotros ahora Clic para tuitear