Para acabar con esta serie de artículos basados en la disciplina positiva, os expondré una serie de conceptos tan importantes a tener en cuenta a la hora de relacionarnos con nuestros hijos, como las herramientas a utilizar en este tipo de educación.

Photo by Jonathan Daniels on Unsplash

No hay que olvidar que, aunque la mayoría de padres busquemos soluciones para mejorar el comportamiento de nuestros hijos, el objetivo principal de la Disciplina Positiva, es conseguir que tanto los padres como los hijos, tengamos más alegría, armonía, colaboración, responsabilidad compartida, respeto mutuo y amor, en nuestra vida y nuestras relaciones.

Para ello, a continuación hablaremos de diferentes conceptos que nos ayudarán a encontrar el camino hacia el amor y la alegría.

Photo by Alex Mihai on Unsplash

  • Lo que hacemos nunca es tan importante como el modo en que lo hacemos, el sentimiento y la actitud con la que hacemos algo determina el modo.

El tono de voz, dice mucho más a nuestros hijos que el mensaje que intentamos transmitir.

Actuar llevados por pensamientos y sentimientos negativos nos aparta del amor, la alegría y los resultados positivos.

  • Concebir los errores como oportunidades de aprender, este concepto es aplicabe a todos los aspectos de nuestra vida, no solo a la hora de educar a nuestros hijos.

Todos los padres, siempre intentamos hacer las cosas de la mejor manera posible, pero como la perfección no existe, muchas veces cometemos errores. Estos momentos son oportunidades increibles, no para fustigarnos y flagelarnos por lo mal padres que somos, sino para aprender de la experiencia y mejorar.

Hay que evitar las recciones en las situaciones de conflicto, y hemos de intentar actuar de manera consciente. Cuando reaccionamos, nos comportamos irrespetuosamente en un intento de enseñar respeto, menuda contradicción.

  • A veces, hemos de aprender lo mismo varias veces, ¿cuantas veces voy a tener que decírtelo?, esta pregunta que tantos padres  utilizamos, es una fuente de decepción y frustación, si no comprendemos que la respuesta a ella puede ser, muchas veces.

Es importante saber también, que nuestros hijos no son los únicos que necesitan varias oportunidades para aprender las cosas, no en vano

El ser humano es el único animal que tropieza 2 veces con la misma piedra Clic para tuitear

El camino que nos lleva a la alegría y al amor, no solo incluye la aceptación de que cometemos errores sino que tendremos repetidas oportunidades para aprenderlo.

  • Lo positivo siempre supera a lo negativo, las actitudes y comportamientos negativos por parte de nuestros hijos son muchos menos que los positivos.

El problema lo tenemos en la focalización hacia ellos, de la misma manera que cuando te vas a comprar un coche, no paras de ver ese coche por toda la ciudad, o cuando una mujer se queda embarazada, no ve más que embarazadas por la calle, los padres focalizamos en los malos comportamientos de nuestros hijos, cuando la mayor parte del tiempo su actitud es positiva.

La disciplina positiva, no solo son un conjunto de métodos o herramientas para corregir los malos comportamientos, sino que es un cambio de actitud al respecto de nuestros hijos.

Las herramientas combinadas con actitudes positivas, ayudan a instaurar un ambiente de amor, respeto mutuo y colaboración junto a nuestros hijos.