En la publicación anterior, os comente que estaba en la etapa del desarrollo personal, en la que soy consciente de mi ignorancia.

La verdad que no desarrollé lo suficiente, un concepto tan importante como este. Los expertos en el desarrollo espiritual, consideran que se puede dividir en 5 etapas.

Las 5 etapas del desarrollo personal

Por estas diferentes etapas vas evolucionando, pero no de forma lineal, sino que vas subiendo o bajando. Algo similar a las recaídas de los drogodependientes. Recaídas necesarias para seguir aprendiendo.

Etapa de la inocencia

Photo by Suke Tran on Unsplash

La primera etapa, seria la etapa de Condicionamiento. Como ya os dije en mi artículo EL EGO Y SUS SOMBRAS, el bebé es como el Teseracto de Loki, un receptáculo de un poder increible. Todos y cada uno de nosotros, sin excepción, nacemos con un contenido único.

Cuando nacemos somos inconscientes, e inocentes, como personas carentes de información. Y por eso, todo lo que nuestros padres y nuestro círculo cercano, nos van enseñando, van esculpiendo y dando forma a nuestras tablillas de valores y creencias.

Etapa Mátrix o Victimista

Photo by Markus Spiske on Unsplash

La segunda fase, sería Vivir en Màtrix, en esta etapa, que suele aparecer después de la crisis de la adolenscencia, crisis que se da, por el hecho de vivir, desde la ignorancia, una vida que no es la tuya.

Tus padres y familiares, con toda la buena intención del mundo, intentan enseñarnos como es la vida, y que está bien y que está mal.

Pero no son conscientes, que esa vida que ellos explican, es la que ellos han elegido, en el mejor de los casos, o la que a ellos también le han inculcado.

Después de pasar por esta crisis existencial, aparece el victimismo, todo lo malo que nos pasa, es culpa de alguien y de la queja, de verdad, si la queja sirviera de algo, en lugar de los cursos de autoayuda, habrían estudios para enseñar a sufrir como Dios manda.

Y que hacemos para quitarnos de encima este malestar, tirar de parches o narcóticos. Porque lo creáis o no, todos somos drogadictos, solo hay que ver a que y en que grado. Marihuana, cocaína, tabaco, alcohol, medicamentos,  comer, sexo, tele, fútbol, consolas, redes sociales, y así podríamos continuar con el largo listado, porque todo lo que utilizamos para evadirnos de nuestra realidad, es un parche.

Etapa del despertar o click

Photo by Suke Tran on Unsplash

La tercera fase, en la que estoy habitualmente yo, sería el Despertar. Para llegar a esta fase, son necesarios 3 valores, humildad, honestidad y coraje.

La humildad para reconocer lo ignorantes que somos, tomando la palabra no como tonto,sino alguien con unas creencias y valores, impuestos y erróneos.

La honestidad para asimilar, que la realidad que vivimos es fruto de nuestras ideas y acciones. Somos co-creadores de todo lo que nos pasa.

Y el coraje, de tomar las riendas de tu vida, y hacerte responsable de ella. Sin buscar excusas, como dice el proverbio árabe,

Quien quiere encontrará un medio, quien no, una excusa. Clic para tuitear

Etapa del ego espiritual

La cuarta fase sería, la fase donde se desarrolla el Ego espititual, el ego en su afán por no quedar relegado a un segundo plano, se disfraza de ego espiritual, y hace que nos perturbemos cuando no conseguimos, estar en paz, no quejarnos, y demás aspectos importantes para el desarrollo personal.

Como antes he mencionado, esta evolución espiritual no es lineal, por lo que el pasar de una etapa a la siguiente, para luego retroceder a la anterior, es muy habitual.

Etapa de sabiduría

La última de las etapas, sería la de Sabiduría, donde vivirás experiencias casi místicas, con periodos de paz absoluta y cero perturbación.

Se trata de pasar de filosofar sobre la vida, a vivir con filosofía.

Como dije en la publicación anterior, evolucionar no significa transformarte en el Dalai Lama y vivir en la más absoluta de las tranquilidades, en paz permanente. Sino que cambia tu manera de gestionar tus problemas, y más madurez para hecerte responsable de tu vida.

P.D: Este artículo está influenciado por el video de Borja Vilaseca donde habla de las etapas del desarrollo personal.