El otro día una buena amiga, me decía que estaba cansada en su actual puesto de trabajo, y me preguntaba que le aconsejaba, conocedora de mis ideas al respecto de encontrar nuestra pasión y dedicarnos a ella.

Mi consejo fue, que lo primero de todo, es identificar lo que nos apasiona, y posteriormente de manera simultánea, antes de dejar su trabajo actual, empiece a crear su proyecto relacionado con su pasión.

Hoy en día empezar un proyecto, gracias a internet, es muchas más sencillo y económico, que en ningún periodo anterior de la historia.

Su respuesta fue, que a ella no le motivaba hacer nada por internet, que a ella le gustaría estudiar algo relacionado con lo que le gusta, pero entre que no tiene del todo claro cuales son sus pasiones y su creencia que para llegar lejos ha de estudiar algo, pues está bastante perdida.

Sus ideas son muy comunes en la mayor parte de la sociedad, o incluso yo mismo antes de abrir un poco mi mente y empezar a cuestionarme mis creencias

El cambio ha empezado

Photo by Markus Spiske on Unsplash

Para crear un proyecto, negocio, empresa, o servicio hace falta una gran inversión económica, además de bastantes conocimientos en diferentes ámbitos, financieros, empresariales, legales,..

Estas creencias eran del todo ciertas, el siglo pasado, pero hoy en día gracias especialmente a internet, es posible iniciar un proyecto sin apenas inversión inicial y con una cantidad de información y conocimientos a un solo click de distancia.

La era industrial, con su educación intrusiva, sus carreras con salida profesional, los currículums y los contratos fijos, está empezando a quedarse obsoleta.

Una educación, donde los profesores han de decir a sus alumnos que es lo que han de aprender, en lugar de acompañarlos a desarrollar las capacidades interiores e únicas que tiene cada uno de ellos.

De que sirve que adquieran conocimientos, que luego en la vida real van a tener a golpe de click, en cambio nada de fomentar la inteligencia emocional o financiera.

Estudiar una carrera con salida profesional, para que el día de mañana seamos uno más de los que pasan toda la semana esperando que llegue el viernes y odiando los lunes.

Hacemos lo mínimo para que no nos echen, mientras nos pagan lo mínimo para que no nos vayamos Clic para tuitear

Por no hablar de los contratos fijos, a excepción quizás de los funcionarios, y al menos de momento. El contrato fijo es igual de irreal como un unicornio de arco iris.

El curriculum está muriéndose

Photo by Kelly Sikkema on Unsplash

Mi amiga, todavía con la mentalidad de la era industrial y con la mejor de las intenciones, me preguntaba que estudios podía cursar para dedicarse a algo que le gusta.

Estamos viviendo el fin de la titulitis para empezar la fase de la meritocracia, en el nuevo paradigma, no hará falta inflar el curriculum ni coleccionar títulos y másters cual político actual.

En un futuro nada lejano, como mucho en 10 años, no importará los títulos que tengas y las empresas en las que hayas trabajado, sino que lo relevante, será los conocimientos adquiridos, sin necesidad de tener un papel colgado en la pared que lo certifique, y lo que hayas aportado en las empresas o proyectos en los que hayas estado.

Vamos a empezar a escuchar más a menudo el concepto de marca personal, donde mostraremos a los demás, tanto lo que hemos hecho como, y lo que es más importante, como lo hemos hecho y como somos.

Evidentemente, seguirán existiendo empresas que se resistirán a cambiar al nuevo paradigma, pero si te encuentras con una de ellas, huye porque están encaminadas al fracaso.