Hay muchísimos vídeos, libros, conferencias o artículos que hablan sobre el termino de GENTE TÓXICA.

Es un término que está en auge y sobre el cual, cada vez parece que la sociedad está más interesada.

UNA VARIANTE DEL VICTIMISMO

Acusa a los demás

Pues bien, siento ser yo quien os de la mala noticia de que la gente tóxica no existe, y no es más que una versión modernizada del victimismo que impera en nuestra sociedad.

Si partimos de las premisas de que la realidad es neutra y que nada ni nadie tiene la capacidad de hacernos sufrir, como podemos afirmar que hay gente que nos quita energía o nos causa sufrimiento?

Pensar que hay personas tóxicas que nos causan malestar, es una manera de culpar a otros de lo que sentimos o pensamos, cuando los únicos responsables de eso, somos nosotros.

En la corriente victimista que vive nuestra sociedad, pensar que es por culpa del otro que la relación con una persona sea negativa o perjudicial, hace sentirnos más tranquilos ya que con ese pensamiento nos exculpamos de cualquier responsabilidad.

2 NO SE PELEAN SI UNO NO QUIERE

Discutir
https://pixabay.com/photo-238529/

Evidentemente existen personas negativa y pesimistas, de esas que se pasan todo el día quejándose, pero la influencia de esas personas solo ha de afectar a su salud y su humor.

A nosotros, su actitud frente a la vida nos tiene que resbalar y no permitir que se nos contagie o nos influya en nuestras decisiones.

Si nosotros no tenemos la capacidad de evitar que la actitud y la interacción con estas personas, nos influya en nuestro estado de ánimo o nuestra actitud, es cuando nos encontramos ante una relación tóxica.

Porque de igual manera, que 2 personas no se pelean si uno de ellos no quiere, los responsables de que una relación sea tóxica son ambas partes.

APRENDE DE ESTOS GRANDES MAESTROS

Aprender de la gente tóxica
https://pixabay.com/photo-1822449/

En la mayoría de vídeos, libros o artículos de los que hablaba al inicio, uno de los consejos más repetidos, es que alejemos de nuestras vidas a este tipo de personas.

Pues si hacemos esto, estamos metiendo el problema en un cajón y cerrándolo con llave, pero llegará un día que no recordemos lo que tenemos en ese cajón, lo abriremos y aparecerá otra persona “tóxica” que nos hará enfrentarnos a una situación similar, y de nuevo al cajón, así hasta que lo llenemos hasta rebosar.

La vida, nos ofrece lo que necesitamos para aprender y mejorar, así que hasta que no afrontemos las relaciones tóxicas, desde la comprensión y la aceptación, seguirán apareciendo en nuestras vidas.

La supuestas personas tóxicas, al igual que nosotros, tienen sus problemas internos, sus miedos y sus prejuicios, que le hacen actuar de esa manera.

Aceptarlos no significa resignarse a soportar las actitudes que no van en concordancia con nuestros valores, sino comprender porque se comportan de esa manera.

Hemos de pensar que nosotros para otras personas, podemos ser esas personas tóxicas, hecho que nos ha de hacer empatizar con las nuestras.