El perfeccionismo está sobrevalorado

Photo by Jonathan Hoxmark on Unsplash

En la sociedad ultra capitalista e hiper competitiva que vivimos, el perfeccionismo para muchos es poco menos que un dogma.

Pues bien, nada más lejos de la realidad, el perfeccionismo es una de las principales causas de sufrimiento en esta sociedad.

Y hablo con mucho conocimiento de causa, como os dije en la publicación donde descubría mi eneatipo, soy un eneatipo 1 de catálogo, quien desconozca los eneatipos vuelvo a recomendar al gran Borja Vilaseca, un maestro del tema.

La principal causa de sufrimiento de los eneatipos 1, es la sensación permanente de que nunca nada, ni nadie, es lo suficientemente perfecto.

Que es y que causa, el perfeccionismo

Photo by Gabriel Matula on Unsplash

Según la RAE, el perfeccionismo es la tendencia a mejorar indefinidamente un trabajo sin decidirse a considerarlo acabo.

Esa tendencia sin fin, provoca que nunca podamos disfrutar de nada de lo que hagamos o consigamos, ya que nunca será suficiente.

Además, como bien se ahora, la perfeccion no existe, y por lo tanto una vez te sumerges las aguas turbias de su búsqueda, entrarás en un bucle sin fin.

Cuando vives permanente con las gafas del perfeccionismo, estas no te dejan apreciar todo lo bueno e importante que eres, tienes o haces.

Pero esta actitud, no solo nos afecta a nosotros y a nuestra salud mental, ya que vivir constantemente de esta manera, además de agotador, es como dije anteriormente una fuente inagotable de sufrimiento.

Afecta, y mucho, a tus seres más cercanos, ya que ellos, son el objeto principal de juicio o crítica.

Quiero hacer un paréntesis en este momento, para agradecer públicamente a mi mujer y todos mis seres queridos, haber tenido que aguantar, el tirano que era hace un tiempo y los chispazos  que aún hoy en día tengo.

Y, que es lo que pasa, cuando las cosas no son como deberían ser? Pues que aparece el monstruo rojo de la ira, como dirían mis hijos.

Si tengo organizado el día y alguien o algo lo modifica, enfado, si mis hijos no se comportan como deberían hacerlo, enfado, si voy a algún sitio y por culpa de un atasco llego tarde, enfado, y así cualquier situación que podamos imaginar que sale de nuestro presunto control.

Y así es como acabas convirtiéndote en una especie de tirano amargado con un nivel de exigencia superlativo.

He de confesaros, que el motivo porque el que inicié toda esta búsqueda interior, fue por el miedo a no ser lo suficientemente buen padre y marido.

Cual es la manera de rebajar este nivel de exigencia, la aceptación y la responsabilidad.

Aceptación de que tanto el mundo como nosotros mismos somos perfectamente imperfectos, no significa resignarnos y conformarnos, sino comprender porque son las cosas como son.

Y la responsabilidad suficiente, para saber, somos totalmente corresponsables cien por cien de lo que nos pasa.

Recuerda, la vida es perfectamente imperfecta.