Procrastinar o lo que viene siendo alargar de manera indeterminada, la realización de una tarea que tengamos anotada en nuestra agenda, es una de las actitudes características de las personas pertenecientes al eneatipo 5.

Son las personas más racionales, teóricas y analistas, de todo el eneagrama.

Aunque os expliqué que mi eneatipo es el 1, todos tenemos rasgos de cada uno de los diferentes eneatipos, y en mi caso el 5 está también muy presente en mi personalidad,

Miedo a pasar a la acción

Photo by Melanie Wasser on Unsplash

Las personas que procrastinamos en exceso, en realidad lo hacemos para combatir el miedo que nos provoca el pasar a la acción y todo lo que ello conlleva.

Un miedo que puede conllevar, implícitamente, otros tipos de miedos relacionados con la acción, como pueden ser el miedo a equivocarnos o al que dirán, aunque como vimos en el artículo EL MIEDO A EMPRENDER Y SUS EXCUSAS, todos estos miedos, no son más que excusas que se busca nuestro ego.

La excusa que el ego, se busca en el caso de los eneatipos 5, es que nunca estarán lo suficientemente preparados para pasar a la acción.

Para combatir este miedo, nos convertimos en devoradores de libros y en la era de YOUTUBE, también de videos.

La solución que buscamos al miedo a pasar a la acción, es acumular información y conocimientos, y así de esa manera, creer convertirnos en un experto del tema en cuestión.

Pero como en todo en la vida, el verdadero conocimiento se consigue con la práctica y la experiencia.

Sin experiencia ni práctica en la realización de cualquier actividad, únicamente tenemos ideas, las cuales sin un paso a la acción, no son más que papel mojado.

Como dejar de procrastinar

Photo by Kid Circus on Unsplash

Para finalizar, os dejo 3 pinceladas para dejar de procrastinar y con ello pasar a la acción.

Planifica tu jornada el día anterior,

eso para empezar, una vez consigamos prepararnos el día de antes nuestra jornada, deberemos planificar con antelación las semanas, los meses e incluso los años.

Divide los proyectos en tareas más pequeñas,

uno de los vértigos, a la hora de pasar a la acción, es lo lejos que se ven los resultados, cuando tenemos un proyecto identificado como una tarea. Si el gran proyecto lo dividimos en tareas, obtendremos antes la posibilidad de celebrar la consecución de un objetivo, pudiendo disfrutar de la recompensa.

Planifica 3 tareas prioritarias,

una vez divididos tus diferentes proyectos en tareas, cuando realicemos la planificación diaria para el día siguiente, prioriza los 3 más importantes, y enfoca todos tu recursos en realizar y finalizar estas tareas.