Espiritualidad sin religión

Photo by Diana Vargas on Unsplash

El plano espiritual del ser humano, podríamos decir que es como la argamasa necesaria para que podamos crear un todo del conjunto de los diferentes planos que nos conforman.

Antes de continuar con mi visión, aclarar que espiritualidad no es sinónimo de religioso, ni mucho menos. El gran Borja Vilaseca, en alguna de sus charlas explica muy claramente, cual es la diferencia entre los dos conceptos.

La religión es para los que tienen miedo de ir al infierno, la espiritualidad es para los que ya hemos estado en el Clic para tuitear

Ser coherente es ser espiritual

Photo by rawpixel on Unsplash

Para mi, la espiritualidad consiste en alinear lo que piensas y lo que dices, con aquello que haces. Ni más ni menos que ser coherente con los demás y, en especial, contigo mismo.

Por desgracia, en la sociedad en que vivimos, la coherencia es un valor en peligro de extinción, estamos cansados de ver políticos que dicen lo contrario a lo que hacen o empleados de banca que con tal de vender un producto son capaces de engañar a su madre.

Pero esta lacra social, tiene los días contados. En el nuevo paradigma, donde el valor personal y los aportes personales de calidad, van a ser imprescindibles para sobrevivir al sistema laboral que se nos presenta, la coherencia va a pasar de ser un valor en peligro de extinción, a una característica vital.

Solo te engañas a ti

Photo by David East on Unsplash

Un escenario donde, las persona van a pasar a ser el centro del sistema, por encima de las organizaciones, la imagen que transmites a los demás, va a ser tan importante como los títulos que tengan, sino más.

La única potestad que tenemos, dentro del Mátrix que vivimos, es como ganamos nuestro dinero y en que lo gastamos.

Ganar dinero en un trabajo que te llene y realice, y gastarlo en cosas que nos llene y nos realice, pero no a nuestro ego, sino a nuestra esencia, son garantías de espiritualidad.

En el nuevo paradigma, el descubrir tu pasión y dedicarte a ella, o como mínimo realizar tu trabajo con pasión, no va a ser una elección, sino una necesidad.

Porque en un sistema donde las máquinas va a realizar gran parte de trabajos que no requieran creatividad, o trabajas y vives con pasión, o la gente se dará cuenta de que no estás hecho para ello y estas perdido. Es como los animales que huelen el miedo.

Al primero que intentas engañar, sin conseguirlo, es a ti mismo. Escudándonos en las creencias y valores adquiridos a lo largo de tu vida, la mayoría de ellos sin haberlos cuestionados, y protegidos al amparo de la zona de confort.

Si te engañas a ti mismo, que no harás con los demás. Y ya se sabe que se coge antes a un mentiroso que a un cojo.

La espiritualidad, consiste en no engañarte a ti mismo y ser honesto y coherente, con los demás y en primer lugar contigo.

Estamos en este mundo con un propósito, si no nos dedicamos a ello, solo nos espera sufrimiento y angustia.