En el artículo con el que iniciaba este blog, os hablaba de el cambio de paradigma que se avecina en los próximos años.

En ese artículo, resumiendo, hablaba del cambio de la era industrial, caracterizada por el capitalismo y la mano de obra como motor del sistema, a la era del conocimiento, donde la información, la globalización y la robótica iban a causar un terremoto en la sociedad.

Pues bien, después de leer el último libro del economista Santiago Niño Becerra, El Crash, tercera fase, lo expuesto en mi primer artículo, es una película infantil, con lo que se nos avecina.

LA CRISIS NO HA ACABADO

Crisis económica mundial
Photo by Chris Li on Unsplash

El resumen del libro, es la explicación sobre la última fase de la crisis global que se produjo en el año 2007.

Según el economista, la crisis provocada por la caida de los bancos de inversión estadounidenses aún no ha finalizado.

Es más, su última fase no ha hecho más que empezar ahora.

Dice que esta última fase tendrá como resultado, una evolución del modelo capitalista, al cual le da como mucho 40 o 50 años de vida, y que traerá consecuencias nefastas para la sociedad.

CONSECUENCIAS DEL CAMBIO

Vamos a lo que importa, que significará para el ciudadano de a pie los cambios provocados por la implantación de este nuevo modelo.

MERCADO LABORAL INESTABLE

Pérdida de valor del factor trabajo
Photo by abi ismail on Unsplash

Para empezar, el contrato fijo va a ser un objeto a exponer en los museos, los contratos temporales o por servicio, van a ser la tónica general del mercado laboral.

El motivo de esto, es debido a la perdida de poder del factor trabajo para aumentar la productividad de las empresas.

Lo que hizo crecer a la sociedad e hizo que la famosa clase media aumentara, a raiz de la implantación del sistema capitalista, fue que la mano de obra era necesaria e imprescindible para que las empresas pudieran producir.

Pues a día a de hoy, y esto disminuirá muchismo más con el tiempo, el factor trabajo nunca había tenido menos valor.

Con la globalización, internet y la robótica, cada vez son necesarios menos trabajadores para que una empresa sea productiva.

Si tu trabajo puede hacerlo un robot, ponte las pilas porque lo va a acabar haciendo uno, y la única manera que no te sustituya es, o bien que lo que hagas no lo pueda hacer, o bien que aportes mucho valor personal a lo que hagas.

LA DISMINUCIÓN DE LOS ESTADOS

La pérdida de poder de los estados
Photo by NeONBRAND on Unsplash

En este nuevo modelo, el poder y alcance de los estados se verá disminuido drásticamente.

Esta perdia de poder es debida por dos factores, el primero es que cada vez se verá de forma más clara y se hará cada vez más patente, el verdadero control por parte de los poderes económicos por encima de los gobiernos.

Esto para los más inquietos y cuestionadores, hace timpo que nos parece muy evidente pero ahora se hará visible a la totalidad de la sociedad.

El segundo factor causante de esta perdida de poder que experimentarán los estados, és el cambio de modelo laboral comentado un poco más arriba.

El estado de bienstar creado tambien con la aparición del sistema capitalista, dejará de existir tal y como lo conocemos.

Fue creado con unas premisas claras e imprescindibles para poder ser implantado con éxito. Pleno empleo, crecimiento contiunado de la demanda de trabajo y una esperanza de vida posterior a la jubilación de unos 10 años.

En mi país, España, tenemos cerca del 15%, las expectativas de demanda de trabajo, debido a los cambios mencionados anteriormente, es evidente que van a disminuir y la esperanza de vida después de la jubilación es de casi 20 años.

Si a esto, le añadimos una tasa de natalidad que no llega al 1.5, no hace falta ser un erudito ni un experto, para ver que es totalmente insostenible.

Evidentemente parece muy injusto perder estos privilegios, pero quejarse, lamentarse o negarlos, no va a hacer que continuen.

Lo que hemos de hacer es asumirlos, e intentar adaptarnos lo antes posible a este nuevo panorama para evitar que nos arrastre el tsunami que se avecina.