La realidad, solo es el aquí y el ahora

El sufrimiento no sirve de nada, lo único que podemos controlar es el presente, es más, la única realidad que podemos vivir aquí y ahora, todo lo que no esté en ese plano son meras ilusiones o posibilidades.

Cabe recordar el famoso gato de Schrödinger, un gato metido en una caja cerrada, a la vez puede estar vivo o muerto y únicamente podemos saber su estado si abrimos la caja.

La única función del sufrimiento

https://pixabay.com/photo-513525/

Por lo tanto, si lo único que podemos controlar es el presente, pasarnos el día sufriendo por cosas que hicimos o dejamos de hacer en el pasado y por elucubraciones futuras, que la mayoría de ellas ni si quiera ocurrirán, no sirve absolutamente para nada.

Bueno para ser más exacto, si tienen una función, la gente solo está dispuesta a cambiar y abandonar su zona de confort, cuando el sufrimiento es más grande al miedo a cambiar.

Serenidad, valor y sabiduría

Photo by Ian Stauffer on Unsplash

Como dice Reinhold Niebuhr en su Oración de la Serenidad,

Señor, dame serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar las que si puedo y sabiduría para conocer la diferencia entre ellas REINHOLD NIEBUHR Clic para tuitear

Serenidad

Consiste en  llegar a un nivel de conciencia superior donde sepas aceptar las diferentes circunstancias que se nos presentan, y como ya he dicho en otros artículos, lo externo no está en nuestra mano cambiarlo. El único libre albedrío que tenemos es la manera de interpretar lo que nos pasa.

Valor

Es la valentía de aceptar que lo que si podemos cambiar somos nosotros mismos, pero salir de lo establecido por la sociedad o tu familia puede dar miedo o vértigo. Pero tenéis que saber que si las decisiones que tomas te conllevan sufrimiento, son decisiones que no son lo que realmente esta en conexión con la búsqueda de tu felicidad, que a fin de cuentas es el objetivo por el que hemos venido todos a este mundo. O tu no quieres ser feliz.

Sabiduría

Sería el estado en el cual, admites que la clave de todo es aceptar lo que nos depara la vida, asumiendo que es lo que necesitamos en ese momento para aprender, y tener la suficiente clarividencia para despertar del Matrix en el que vivimos la inmensa mayoría, donde seguimos el patrón establecido sin llegar a cuestionarlo, aunque eso no nos de la tan ansiada felicidad.

Si quieres tomar la pastilla roja, solo tienes que leer mi siguiente artículo.